Economía10.03.2017(17)
La previsible crisis del gradualismo
Por Ignacio Fidanza
El salto de la inflación y la pobreza, mientras subsisten los desacoples macro y se cae en las encuestas.

La administración de Macri llegó este jueves al preciso momento en el que se mordió la cola. Una vuelta en círculo, largamente anticipada en este espacio, que no por previsible deja de impactar.

El gradualismo y la decisión de eludir un pacto de gobernabilidad con agenda de reformas incluidas, que le ofreció la oposición racional al inicio de su mandato, lo llevaron a esta situación en la que todo parece pérdida. Es lo que ocurre cuando se cree la fantasía de un gobierno sin costos.

Apenas comenzó el gobierno y se supo que la hoja de ruta era el gradualismo, Ricardo López Murphy anticipó el desafío central: "Gradualismo no es más fácil y requiere un temple político especial, significa que en el 2017, que es año electoral, el ajuste deberá ser incluso más fuerte que este año". Criticas similares expresó Nicolás Dujovne, hasta que lo nombraron ministro.

Se entiende, con un déficit heredado que rondaba los 7 puntos del PBI, gradualismo significaba ajustar fuerte todos los años del mandato de Macri, para lograr una reducción como la prometida en ese momento por Alfonso Prat Gay. Metas que el propio gobierno fue relajando y ahora parece dispuesto a tirar por la borda, en aras de la urgencia electoral.

Lo que entró en crisis no es un gradualismo que no fue tal, sino la coartada para eludir o disimular la ausencia de un plan global. Lo que entró en crisis es la idea de un Gobierno sin costos.

Por eso, lo que en rigor entró en crisis no es un gradualismo que no fue tal, sino apenas la coartada para eludir un ajuste real de la economía. O peor, para enmascarar la ausencia de un plan global que corrija sus desacoples al tiempo que trazaba un sendero de crecimiento.

El Gobierno se escuda en la "restricción política" de su minoría, para justificar todo lo que hace. Como la comparación es De la Rúa, sobrevivir es un éxito. Pero es un falso dilema. La Argentina no es la del 2001, corrió mucha agua por ese río y la clase política y el sindicalismo, saben que la implosión del Gobierno los arrastra también a ellos.

Por eso, la oportunidad pérdida. Miguel Angel Pichetto, los gobernadores y hasta el propio Sergio Massa, estaban para armar un gobierno de coalición. Eso hubiera otorgado volumen político para encarar las reformas de fondo que necesita el país. No es historia contrafáctica, se pueden encontrar en los diarios las ofertas desesperadas de Pichetto para que Macri aceptara un "Pacto del Bicentenario".

No hay magia, como dice Macri. Incontables países que enfrentaron situaciones de encerrona vital como la Argentina, salieron con acuerdo político de sus principales fuerzas, en torno a una agenda de transformación. Era y es el momento.

El fracaso del gradualismo se hizo evidente en este inicio de marzo con el cruce de dos datos: El salto de la inflación de febrero al 2,5% y la confirmación que la Argentina de Macri sumó 1,5 millones de nuevos pobres. Mientras el déficit sigue más o menos igual. Pero no el gobierno, que se derrumba en las encuestas y en las expectativas de la gente.

Primero se perdió la alegría, ahora ya se está perdiendo la esperanza y con ella la paciencia. Es la consecuencia previsible de someter a la población a un esfuerzo importante, sin que quede claro para qué lo hace. Y esto vale tanto para los que sufren el impacto directo en su deteriorada economía cotidiana, como para los mercados y los analistas que miran la trayectoria macro.

Si no pasa nada, si esta todo bien y vamos bárbaro, por que vivo cada vez peor.

Se eludió la construcción de una épica de sangre, sudor y lágrimas, sostenida en un programa real, por la tontería new age de la felicidad permanente. Lo que hubo es subestimación de la gente, de su capacidad para sumir sacrificios si le presentan un plan creíble y un equipo idóneo.

Lo interesante es que la oportunidad para lanzar un gobierno de reconstrucción nacional sigue al alcance de la mano. Sólo requiere grandeza política. Mientras tanto, lo que vivimos es el fracaso de un amarretismo de dueños, voraces por capitalizar hasta la última gota de éxitos, que nunca terminan de llegar.

Tan previsible como creer que la leche de la polarización iba a ser eterna. Que los bolsos, los hijos, la madre, los hoteles y la mar en coche eran la solución de todas las cosas. Somos mejores que ellos, cuidado que vuelven, es un programa muy precario cuando se tiene la responsabilidad de Gobierno. La vida real tiene la maldita costumbre de cruzarse en el camino.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
17
Si este proyecto político no es gradualismo ni ajuste, cual seria el plan económico correcto?
16
Ahora todos saben lo que hay que hacer...pero nadie hizo...Asi es facil
15
Macri puede perder total legitimidad... El anuncio lo harán las cacerolas burguesas de barrio norte, palermo y belgrano...
14
Veniamos de una economia altamente subsidiada, Macri debería haber ajustado en serio....y veiamos quien quedaba parado. Se les escapó la tortuga populusta a LPO?
13
El gobierno de Cambiemos no es liberal. Para estudiar sobre qué es liberal vean a Von Mises.
12
Excelente artículo. Y buenos comentarios. Me encanta lo de Franz. Si el gobierno se dedicara a ajustar variables macros para mejorar competitividad y asì no destruir empleo (ya ni siquiera digo crear empleo), no estarìamos por empezar a festejar la revolución de la alegría con globos hechos con sachets de sancor. Pero, aunque habla hasta el hartazgo de competitividad, aumenta los peajes y el combustible, cosa que en un país ruta-camión-dependiente es sinónimo de aumento de costos internos y pérdida de competitividad para los commodities que todavía son nuestra única fuente real de dólares. Ayer hasta escuché hablar del retraso tecnológico del Alto Valle, como si del lado chileno las peras y manzanas fueran impresiones tridimensionales y se produjeran con robots. Queda claro que sólo ven la pata "costo laboral" de la competitividad. Pero no es lo que ven, es lo que creen. Sobramos varios millones de argentinos. Por más capaces y trabajadores que seamos. O más aún si lo somos, porque nos damos cuenta.
11
Estamos yendo en un gomón derecho a la Garganta del Diablo...
10
Más allá de políticas de shock o gradualismo, en el fondo lo que subsiste es el reconocimiento de que el problema es el déficit fiscal. Ahora bien, muchos nos dicen que es por eso que se necesita un ajuste, pero nadie, incluido Espert (que se la pasa hablando de eso) nos explica en qué consistiría ese ajuste (es decir, dónde hay que bajar el gasto), los métodos para hacerlo y quiénes deben pagarlo.
En la práctica, este gobierno ha aumentado el déficit (lo que incluye haber aumentado los empleados públicos luego de haber echado a los que no les gustaba), ha elegido endeudarse para pagarlo (o sea, nos ha hipotecado a todos) y siempre piensa en ir contra de los salarios y las jubilaciones para tener un mango más, todo en un esquema de caída del consumo, cierre de industrias y comercios, altísima inflación, mantenimiento de la terrible carga impositiva e incentivo a la especulación financiera (con un dólar regalado).
Creo que, si fueran honestos, todo se aclararía si dijeran en qué se va la plata (descubriríamos que no en mejores servicios y ni siquiera en sueldos) y entonces proponer el recorte y decidir cómo y quiénes deben pagarlo. Pero ocurrre que el gobierno de "Robemos", al igual que muchos anteriores, tiene transparencia cero en este asunto.
Yo recuerdo un discurso de Reagan frente al Congreso donde explicó, al mejor estilo de un almacenero, todo ese galimatías del presupuesto. Y lo entendió todo el mundo, más allá de las soluciones que propuso. Dijo, más o menos, "tenemos tanta plata, debemos tanta otra, esperamos equis cantidad, gastamos en esto y lo otro, necesitamos recortar aquello y aumentar aquello otro". Clarito como el agua de un arroyo. Me sorprendió de manera extraordinaria, teniendo en cuenta el bodrio ininteligible típico de los discursos económicos de ministros y presidentes de acá, que parecen hechos a propósito para que no entiendas una goma. Como decía Jauretche, "si no entendés lo que te dice un ministro de Economía, es porque te está cagando".
Resumiendo: si tanto nos hablan de gasto público, deben decirnos en qué gastamos, punto por punto. Luego, deben decirnos en qué cosas el gobierno piensa que debemos recortar o aumentar el gasto (quizá su decisión es darle cero a la educación y a la salud y seguir manteniendo el costoso aparato de la SIDE para usarlo en política) y cómo financiarlo. Si el gobierno piensa que el descalabro lo tienen que pagar los trabajadores y no los sectores concentrados de la economía, que lo diga. Pero que sea clarito.
Además, debe decirnos qué clase de matriz productiva cree la mejor la el país: puede ser que insista con la exportación de materias primas o que piense en la industria. También puede ser que proyecte un país dedicado al software (como la India) o al hardware (como Irlanda) o a producir sólo escobas y vender petróleo (como México).
Todo eso es lo que debiera haber explicado Macri en la Asamblea Legislativa, en vez de decir un cúmulo de pavadas y atacar al gordo Baradel. Pero nos gobierna un idiota rodeado de un grupo de pendejos ricachones y analfabetos, lo más cercano al cliché de una banda de forajidos "latinoamericanos".
9
El perro es perro...que esperban muchachos?? El grupete liberal que esta gobernando el país esta en sintonia con ganar guita para ellos, y por medio de sus amigos empresarios..no seamos giles por favor. Al país le va como el culo pero eso es secundario, lo que importa es que a ELLOS les vaya bien. Queres un país con pobreza cero con 40% de devaluación de arranque...bajar la inflación con un sinceramiento de la tarifas de un 300% promedio...el derrame...el derrame de los ojos del bergazo que nos estan pegando...ese es el único derrame que alcanzo a ver. Para ellos la gente laburante y pobre NO EXISTE. Para ellos esto va bárbaro. Ya la vimos esta pelicula. No podemos haber sido tan boludos por dios...
8
Gradualismo ajustes del 1000% por ciento con una inflacion heredada del 40% es gradual?
Es joda esto no hubo un ajuste mas duro de la economia en nuestra historia y mira que hubo ajustes pero ni el rodrigazo ni el comienzo de menem fueron ajustes de esta magnitud y sin embargo algunos hablan de gradualismo, a que hemos llegado!