Cambiemos31.03.2017(7)
Hasta la última gota
Por Ignacio Fidanza
El lado B de la polarización que agita el Gobierno. La grieta como relevo de la épica de la gestión.

 Es la hija de una frustración, pero puede funcionar. "Nunca hubo una estrategia, lo que ocurrió es que nos chocamos con la polarización y después nos subimos", explica Emilio Monzó. Y aunque parezca increíble, María Eugenia Vidal coincide: "La polarización no se buscó, es una realidad".

La polarización, claro, es con el kirchnerismo. ¿Pero de qué frustración hablamos? El despliegue de un armado político propio que expandiera las fronteras iniciales del PRO -sobre todo en la provincia de Buenos Aires- y liderara el avance de la nueva fuerza que gobierna la Argentina, con el soporte de una épica propia.

También el pantano que engulló la promesa de la eficiencia en la gestión, ya mucho antes del fracaso de Precios Transparentes.

En lugar de debatir sobre los costos y beneficios de un país transformado, la sociedad va ingresando a un debate con gusto a viejo: Como un mal remix del 2015, otra vez la disyuntiva es si regresamos a la versión local del chavismo -según la óptica del PRO- o nos hundimos en la miseria y la exclusión que propone el neoliberalismo de Macri -según los kirchneristas-.

En lugar de debatir sobre los costos y beneficios de un país transformado, la sociedad va ingresando en un debate con gusto a viejo, un mal remix del 2015, que propone chavismo o liberalismo salvaje.

Y lo peor es que funciona. Cristina crece en las encuestas, la gente que no la quiere se asusta, el Gobierno atiza ese miedo y empieza a recuperar desencantados. Esa dinámica tiene, ahora como entonces, una víctima: La avenida del medio que insiste en transitar Sergio Massa.

El lado flaco de ese circuito es evidente: Se trata de una acumulación por espanto, mientras desde la política, la economía y lo social, lo que se ofrece es un desierto que exige paciencia y sacrificio. Un desierto que pasan los meses y apenas exhibe algún que otro brote verde, en un mar de arena seca. Minimalismo de la recuperación. 

Una elección desangelada, que apelando a la sinceridad brutal de Gabriela Michetti, casi sería mejor evitar.

Como eso no es posible, porque existe la Constitución y las leyes electorales, el plan oficial quedó reducido a extraer hasta la última gota de sangre a una polarización que pide al votante, un último esfuercito. Luego, si se sortea esa curva peligrosa, finalmente llegará el Walhalla de la Argentina prometida, que tuvo un inesperado delay de dos años, pero ya está, falta poco.

Es un momento crítico: ¿Cómo negarlo?

"Después del 2017 se termina la carta de la polarización. Si gana el kirchnerismo entramos en crisis y si ganamos nosotros, el kirchnerismo inicia su extinción y para el 2019 el peronismo va a tener otra propuesta", reconoció a este cronista uno de los hombres más importantes del universo oficial.

Sin embargo, la apuesta a forzar los límites de la sociedad, obligándola a elegir entre Frankenstein y el Petiso Orejudo, es volátil: Basta que algún dirigente -Massa, Randazzo o cualquier otro- tenga el olfato para sintonizar con el fastidio que derrama esa encerrona de expectativas miserables, para que el andamiaje vuele por el aire. No es sencillo, pero tampoco imposible.

El otro riesgo, obvio, es que la polarización termine favoreciendo un triunfo del kirchnerismo y entonces acaso el Gobierno se enfrente a los demonios que agitó. Fuga de inversiones, crisis política, fin para el intento de reordenamiento macroeconómico. Esa es la zanahoria que agita el PRO para mostrarse como el lado bueno de la ecuación. Y es el riesgo de la profecía autocumplida de los aprendices de brujo, que descubrieron en el miedo un poderoso instrumento electoral.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
7
Está muy claro. Hoy la opción por algún lado de la grieta , la que no dudo existe desde hace muchas décadas aunque los periodistas no hablaban de ella, como toda opción exhibe beneficios y riesgos. Los beneficios si bien se pueden estimar como positivos habrá que ver que volumen tienen, y los riesgos son varios, algunos de ellos peligrosos según se concreten y otros serán simbólicos pero tomados en cuenta para el análisis del futuro.
6
Coincido totalmente, aunque con un agravante. Todavía no sabemos para qué se compran las armas a EEUU. Este experimento oligárquico puede terminar en tragedia...
5
Y después hablaban de la unificación nacional, de terminar con la brecha en aras de "La salud de la República". No salgo de mi asombro de ver cómo continúan con la brecha. River o Boca y nada más. ¿Tan chiquito tienen el cerebro o lo tienen inflamado? La verdad que es tristísimo y penoso que el fanatismo les impida ver realidades y aceptar que otro las marque. Al final, veo que el fanatismo de los KK y de los Globos son idénticos, al punto tal que atacan en todos los medios periodísticos online, en forma descerebrada a todo el que opine diferente. ¿Cómo era Makri? ¿Seguís el ejemplo del turco?:"síganme que no los voy a defraudar"??? Qué querés la salud de La República??? y contradictoriamente, no dejás de profundizar la grieta??? ¿así pensás levantar la Nación? Ya la arquitecta egipcia nos subestimó y generaba división. Por lo visto, seguís perfeccionando su modelo y ahondando más la grieta y subestimando, también, a la población. Makri: vos y la arquitecta son iguales, solo que vos tenés estilo Gancia. O en otros términos más prosaico: ustedes son salchichas (chorizos con más estilo)
4
"¿Fuga de inversiones?" Cuáles?
Yo creo que gane quien gane vamos para una crisis.
Siempre ocurrió cuando se gobierna para un grupito de ricos.
Los cuales, ricos, conservadores, derechosos son los responsables de que surjan personajes como Perón, Chávez, Kirchner, Lula, Evo, etc. Que se hagan cargo, sin gobiernan solo para ellos siempre va a surgir un personaje que escuche a los despojados.
3
Vengo del futuro
Ganó Randazzo
vuelve el populismo
y el crecimiento economico y social
Macri se fugó a Ee. Uu
micheti presa x culpa d su sirvienta
Pinedo se hizo peronista
CfK es la presidenta de la Corte Suprema.
2
Fidanza enloquecio
1
El PRO ya perdió, y por goleada. Igual que Chupete en 2001, ojalá termine igual y se vaya en helicóptero, en subte, en metrobús o caminando. Pobre el gobierno que venga, estos bestias si que dejan una verdadera herencia bien pesada y una deuda externa monstruosa.