Héctor Baldassi27.05.2018(3)
"Schiaretti le tiene que pedir perdón a los pobres"
Por Mauricio CantandoEl ex árbitro no confirma si peleará la gobernación, pero confía en destronar al PJ de Córdoba.

Héctor Baldassi asumió como diputado del PRO en 2013, reclutado por Fernando Niembro, a sólo dos años de haber colgado el silbato y a tres de dirigir el mundial de Sudáfrica, donde se animó a chicanear a Cristiano Ronaldo en pleno partido.

Con Cambiemos puso el cuerpo. Fue candidato a vicegobernador en 2015 y en las últimas legislativas encabezó la lista que con 48 puntos aplastó a la apadrinada por Juan Schiaretti, tal vez el gobernador peronista de mejor relación con Mauricio Macri.

El ex referí sabe que ni esa victoria le alcanza para que la UCR lo acepte como el elegido para destronar al PJ tras 20 años de espera. "Yo trabajo y la mesa de Cambiemos definirá los candidatos", se escapa "la Coneja", como le gusta llamarlo el presidente, que siempre le guarda un lugar para jugar al fútbol en la quinta de Olivos.

-¿Cómo toma la buena relación de Macri con Schiaretti?

-Las relaciones tienen que ser institucionales. Los cordobeses vivimos una relación de los gobiernos anteriores, donde era todo amistad, la misma sintonía política, tenían la misma visión y se terminaron peleando y los perjudicados fuimos los cordobeses.

Me parece que Mauricio sabe que Córdoba es un tractor de Argentina, un motor muy grande y es importante tener esa relación institucional desde la comprensión y sobre todo desde el trabajo para beneficiar a los cordobeses.

La ruta 19 desde 1972 se le prometió a todo el este de Córdoba y nunca pasó nada. Se licitaba y no se hacía. Ahora es una realidad que va a ser inaugurada el año que viene y le va a servir a todos los cordobeses que viven en San Francisco y la zona.

La democracia se nutre y se enriquece con el disenso y se fortalece con el consenso. Y de ahí no me salgo.

"Macri tiene una relación institucional con Schiaretti y nunca habla mal de los gobernadores. Pero Córdoba necesita un cambio porque hace 20 años que gobiernan los mismos y ahora dicen que le van a bajar ingresos brutos a los pobres. Deberían pedirles perdón". 

-¿Cuál es la diferenciación que tiene Cambiemos con la gestión de Schiaretti?

-Córdoba es una de las provincias más caras y tiene que tener ese crecimiento. Córdoba tiene todo, falta petróleo y un puerto y tenemos todo. Hay que darle potencialidad a la provincia.

-¿Qué es caro?

-Pagamos cosas que realmente son diferentes a otras provincias. La luz es más cara. Con una tarifa congelada a nivel nacional Córdoba la siguió aumentando con un decreto en la anterior gestión de Schiaretti.

La nafta es más cara. Eso se puede cambiar y es el desafío de Cambiemos: presentar una oportunidad en la gobernación después de 20 años de peronismo, algo distinto, diferente.

Ese cambio se tiene que producir y ahí es donde los dirigentes que componen Cambiemos tienen que tener la suficiente capacidad e inteligencia de buscar la mejor persona que pueda llevar a los cordobeses la posibilidad de ser diferentes.

-¿La única crítica a Schiaretti son las tarifas?

-La falta de infraestructura, de llevar a diferentes lugares cosas que faltan, por ejemplo potenciar en el valle de traslasierra con gas, que tanta veces fue prometido y nunca llegaba.

-¿Acaso la provincia tiene recursos para hacer esas obras?

-Los recursos los fue llevando  la Nación. Con Mauricio, Córdoba se empezó a despejar y a crecer. Él tiene el concepto de lo que significa Córdoba para Argentina. Pero la provincia está sumida en una Córdoba marketinera. Cambiemos será una gran oportunidad.

-Ganó la elección legislativa con 48 puntos ¿Eso lo convierte en candidato a gobernador en 2019?

-Yo trabajo. Trabajo y todos los días aprendo algo nuevo en la política y cada vez voy sumo más experiencia. Creo que yo siempre me nutro de la experiencia y los conocimientos de otras personas y de los que piensan diferente a mí, para llenarme de sabiduría.

La política la siento de carne y hueso. Esto es ponerle el oído a la gente, escuchar empresarios, a cámaras, con un recorrido permanente por la provincia. La dirigencia de Córdoba sabrá entender y elegir en una mesa de consenso quién es la mejor persona o nombre que lleve adelante para gobernar Córdoba.

-¿Una mesa de Córdoba tiene que elegirlo?

-Interna no se puede haber, porque no hay primarias en Córdoba. Hace falta una mesa de consensos donde se hable y todos puedan opinar y entender quién está mejor, dejar de lado el protagonismo y acompañar.

-La UCR fue Gobierno 20 años antes de llegada del peronismo ¿Podrán ceder ante usted?

-Está bien que quieran volver. Uno está trabajando para sumar mayor experiencia. Si me retrotraigo a 2013, nadie pensaba que yo podía repetir cuatro años después y encabezar la lista de Cambiemos, que es un partido joven, con aceptación. A los integrantes de Cambiemos, además, hay que agregar el Frente Cívico.

-¿Ningún partido vale más que otro?

-No, no, Cambiemos es el partido más grande que nuclea a todos.

-¿Esa mesa tiene que mirar sólo quién es el que más mide? ¿O valen otras cosas?

-Muchas otras cosas. El que más mide y también la credibilidad, cómo llegas a la gente, qué espera la gente, qué expectativa tiene. La gente está esperando algo más que la llene después de 20 años de peronismo.

-Del Sel fue una figura nueva y no la pasó bien en las campañas a gobernador por ser humorista. ¿Teme que le pase lo mismo por ser árbitro?

-Ya tengo 3 campañas. No hay prejuicio, porque sino no me hubiese acompañado la gente con el voto. Día a día estamos sumando más cordobeses comprometidos. Hoy la sociedad evoluciona más rápido que la política y esas generaciones tenes que traerlas y decirles que pueden trabajar.

Yo escucho a todo el mundo que quiera seguir progresando. No siento que la gente tenga un prejuicio hacia mí. El arbitraje me sirvió para demostrar que con esfuerzo, con trabajo, con dedicación, con honestidad y valores que me dio mi viejo, llegué al máximo de mi profesión. Y esos valores los llevé a la política y la gente me lo hace saber.

-¿Macri le habló de su candidatura a gobernador?

-No hablé de candidaturas ni con Macri ni con nadie. Los cordobeses no quieren saber quién va a ser el candidato sino quién está acompañando a Mauricio en este cambio de país.

-¿Cambiemos será favorito el año que viene?

-Va a ser lo nuevo, el cambio, lo que están buscando los cordobeses. La política es sana y es saludable la alternancia después de 20 años que no se les ha resuelto nada. ¡Y son las mismas caras! ¿Qué van a hacer ahora que no hicieron antes?

Ahora dicen que van a poner 100 millones de pesos para la tarifa social, que le van a sacar ingresos brutos a los pobres. ¡Hay que pedirle perdón a los pobres porque le tuvieron cobrando ingresos brutos tantos años!

-Schiaretti aún no define la fecha de la elección y habilita ser candidato a legislador y a gobernador a la vez. ¿Qué opina?

-Esas reformas no ayudan a la construcción de nada, son manotazos de ahogado y los cordobeses no están esperando esas cosas. Es la vieja política que busca artilugios para quedarse en el mismo lugar.

"Una mesa de Cambiemos va a definir quién será el candidato a gobernador. Se tendrá en cuenta cómo mide y su llegada a la gente. Yo trabajo y voy a estar donde me toque estar". 

-¿Imagina que Macri vaya a Córdoba y hable mal de Schiaretti?

-Bueno, hubo un chisporroteo una vez.

-Si, justo en campaña...

-¿Pero cuando Mauricio habló mal de un gobernador? No es la solución hablar mal del otro, la solución es tratar de todos trabajar juntos, buscar una propuesta superadora y no pensar que todo lo que hizo el otro está mal. 

No me gusta cuando me quieren hacer creer que pueden hacer todo bien y cuando estuvieron no lo hicieron. Es como cuando un técnico dice que te va a salvar del descenso y el año anterior mandó un equipo a la B.

Yo soy un tipo de consenso. Cuando voté mis dos primeros presupuestos para Córdoba (2014 y 2015) me parecía nefasto. Y lo hacía saber. Y cuando voté los dos presupuestos de Macri me sentí orgulloso, porque se van a ser beneficiados los cordobeses. Sé que eso es producto de la llegada de Mauricio, porque antes no teníamos comunicación.

Yo sufrí una de las inundaciones más grandes en mi zona, en 2015 y la Casa Rosada no nos dio ni agua.

-¿Cómo está aprovechando Schiaretti la ley de reparación histórica y el pacto fiscal? Hay un reclamo de coparticipación de los intendentes de Cambiemos.

-Córdoba se ve beneficiada a través del pacto fiscal. Hay que sentase en la mesa y hablar y creo que es un dinero justo que están reclamando los intendentes.

-¿Con quién se lleva mejor, con Negri o con Mestre?

-Me llevo bien con los dos. Yo no vine a la política a buscar diferencias, soy un tipo más de dialogo, de consenso, de generar un vínculo. Cuando se aprobaron la ley de clubes de barrio tuve que acodar con el kirchnerismo.

-¿La gente no quiere grieta?

-No. No ayuda a nada la grieta.

-¿No está promovida por algunos sectores?

-Y a veces la gente pone trabas. Tenemos que buscar el mejor mecanismo para salir adelante. Argentina está ante una gran oportunidad: presidencia del G20, los juegos olímpicos juveniles, se está abriendo al mundo. Se necesita otra visión. Claro que hay más cosas que mejorar, siempre.

-¿Qué es lo que más te costó como diputado nacional?

-Me llevo bien con todos, no me gusta la mentira, la hipocresía. No me considero conflictivo. Antes tenía que tomar decisiones en el campo de juego, ahora puedo sentarme, leer, charlar con mis asesores, el aprendizaje es diario

-¿Cómo está el bloque Cambiemos?

-Muy bien.

-¿Cómo le cayó la noticia de que Monzó se quería ir?

-Me enteré por los medios, fue una noticia que tomó transcendía pero ya se acomodó. Que se haya sumado nuevamente es positivo

-¿Cuándo fue la última vez que habló con Macri?

-Hace unas semanas, por una ley provincial de Córdoba.

-¿Cómo lo conoció y lo llevó a la política?

-Yo lo conocía de cuando era presidente de Boca. A fines de 2012 Fernando Niembro me habló para sumarme. Obvio, no soy iluso, sé que me tenían medido en Córdoba. Pero mi relación hasta ahí era saludarlo y nada más.

-¿Y porqué aceptó?

-Creí en el equipo, de cómo venían transformando la Ciudad. Mi mayor miedo era perder la naturalidad que tenía. Pensaba ¿Tengo que ser político o natural? Entendí que tengo que ser natural y tener cercanía con la gente, escucharla y pelear proyectos para resolverle sus problemas.

Empecé a caminar en 2013. El PRO era un partido joven, un interrogante. Hice una buena elección: salí a un punto en Capital contra los 3 aparatos: kirchnerismo, Schiaretti y Mestre.

Durante el kirchnerismo yo estaba concentrado en lo mío, pero quería una Argentina diferente. Viajaba a países limítrofes y veía como todos crecían y nosotros estábamos estancados.

En 2015 fui candidato a vicegobernador. Yo las campañas la siento en la calle, en la perspectiva de la gente. Yo no tenía duda de que ganábamos la elección pasada. Me pasa de ir a ciudades de decir este tipo va a ganar y gana.

-¿Siempre estuvo en contra del kirchnerismo?

-Estaba concentrado en lo mío. Pero tenía una convicción de que quería una Argentina diferente. Yo tenía que viajar por países limítrofes y ver como todos crecían y estábamos estancados.

-Fue diputado dos veces, candidato a vice ¿Está preparado para ser candidato a gobernador?

-Seguimos trabajando, siempre. Trabajando siempre (risas)

-¿Cómo fue aquel diálogo con Menem cuando recién comenzaba el arbitraje?

-Trabajaba con la embajadora Regazzoni en Cancillería, se fue a Bolivia y yo estaba en su curso de árbitro y no quise irme. Me trasladaron a una coordinación de la presidencia y cuando supieron que dirigía en primera, los mozos, algunos están hoy todavía, no paraban de cargarme. El día que (Víctor) "Carucha" Müller le hizo un gol de Chacarita a River con la mano, fui el lunes a las 8 y me estaban esperando. Me tocaron la espalda y era el presidente riéndose.

-¿Estaba cómodo con la presidencia de Menem?

-Es muy difícil hablar de algo así, porque estaba focalizado en el arbitraje y cobraba un sueldo para vivir. Yo tenía un amigo que trabajaba con la embajadora me pidió organizar un encuentro de desarrollo de la mujer, le gustó mi forma de trabajar y seguí. Pero tenía claro que quería dirigir en primera.

-¿Cómo imagina en enero de 2020 el país y usted?

-Al país bárbaro. ¿Yo sigo siendo diputado? (risas) Voy a estar colaborando donde me toque estar. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
el nivel político en córdoba, lamentable, bueno por algo fue la provincia que mas voto a macri....
2
Muchachos si van a hacer una nota garpa...al menos escríbanla bien ..."gobernadicón"?
1
Cordobés, macrista y árbitro...todos los males juntos tiene este ladrón de pollos