Agroindustria22.05.2018(3)
Etchevehere apura la Ley de Semillas pese al rechazo de entidades
LPOCRA y Federación Agraria se oponen al proyecto del oficialismo. El ministro aseguró que había consenso.

En los próximos días el Gobierno nacional enviará al Congreso un proyecto de reforma de la Ley de Semillas (Nº 20.247/73) con el objetivo que sea tratado y aprobado durante el transcurso del presente año legislativo aprovechando que no hay elecciones.

El mayor impulsor de la iniciativa oficial es el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, que quiere de esta manera comenzar a mostrarle resultados políticos al presidente Mauricio Macri y evitar repetir el fracaso de sus antecesores en el cargo.

El tema es que en el sector agropecuario causó bronca que el funcionario macrista salga por todos los medios a decir que hay consenso para sancionar la nueva Ley de Semillas que, según confirmó, "ya está en instancias de presentarse en el Congreso".

"Todos los integrantes de la cadena trajeron un borrador y en base a eso se elaboró un proyecto", dijo Etchevehere. "Esto es el trabajo de todo un año entre todas las partes", agregó el ministro en declaraciones a Radio Continental reproducidas en Télam.

A pesar de las declaraciones del ministro, en diálogo con LPO directivos de Federación Agraria (FAA) y Confederaciones Rurales (CRA) rechazaron de manera contundente el proyecto del oficialismo dado que no contempla una serie de puntos planteados.

De hecho, tres años atrás la entidad que preside el santafesino Omar Príncipe presentó una iniciativa propia en el Congreso que cuenta con estado parlamentario. Ahora FAA, no solo se opondrá al proyecto oficial, sino que trabajará uno en conjunto con CRA.

La Ley de Semillas históricamente generó divisiones en la Mesa de Enlace. Por tal motivo, ninguno de los ministros anteriores (Julián Domínguez, Norberto Yauhar, Carlos Casamiquela y Ricardo Buryaile) tuvo margen de maniobra para tratarla.

La polémica pasa porque el nuevo anteproyecto diseñado por técnicos y legisladores del oficialismo no incluye el concepto de "orden público" a diferencia del texto presentado en 2016 que reconocía a toda propiedad intelectual al momento de comprar semilla.

Jorge Solmi, dirigente de FAA, comentó que "al no estar contemplado el orden público, los propietarios de patentes que licencien el uso a las semilleras pueden reservarse la posibilidad de cobrar a los productores un canon por el uso de esas patentes".

"Se quiere vender que el nuevo anteproyecto es fruto de un consenso cuando esto no existe. El concepto de orden público, en términos jurídicos, implica que el Estado se pone en el medio de dos partes con el propósito de proteger a la más débil", sostuvo Solmi.

"Nosotros entendemos que, si un proveedor de tecnología licencia el uso de una patente a una empresa semillera, el cobro de la misma debe circunscribirse entre ambos sin incluir al productor en ese acuerdo", explicó el dirigente oriundo de Pergamino.

Como sea, la Sociedad Rural (SRA) y Coninagro respaldan la iniciativa de Etchevehere, aunque reconocen que no cuenta con apoyo unánime, por lo que la Mesa de Enlace, integrada por las cuatro entidades rurales, quedó literalmente partida al medio.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Esto es una nueva maniobra turbia de monsanto
está hecha para perjudicar seriamente a todos los productores
sólo los aborigenes podrán hacer uso propio de la semilla
una burla al sentido común
2
Es la más brutal y regresiva medida que se puede plantear, en contra de todos los productores, y sólo a favor de quienes registrarían el genoma de sus semillas, y lograrían la prohibición de uso de toda semilla que no esté genéticamente codificada. En países africanos, han destruido múltiples plantaciones realizadas con semillas ancestrales, las que no estaban registradas. Por su barbarie, me recuerda las guerras del agua en Bolivia, en las que una empresa norteamericana había sobornado al gobierno para obtener el monopolio del suministro de agua (¡¡sí, es real!!), y se penaba a quienes obtenían el agua para consumo de cursos naturales, o de la lluvia. Si continúan con este desvergonzado plan de enriquecer a muy pocos, a expensas de la gran mayoría, cuando la pobreza se extreme, me temo que muchos de ellos van a terminar colgados de los pies, en una plaza pública.
1
borom bom bom macri y monsanto un solo corazon !