Guerra del acero11.03.2018(2)
En México creen que Trump mantendrá los aranceles al acero para Argentina y Brasil
LPO (México DF)Es la información que maneja la administración de Peña Nieto, que logró que exceptué a su país y Canadá.

 Donald Trump ignorará el pedido de Mauricio Macri para que exceptué a la Argentina de los altísimos aranceles a la importación de acero y aluminio que impuso la semana pasada. La misma suerte correrían los reclamos de Brasil. Esa es la información que maneja la administración del mexicano Enrique Peña Nieto, según afirmaron a LPO México, fuentes del gobierno priista.

El gobierno de Macri insiste en que tiene una relación "privilegiada" con el magnate, que incluso lo vislumbra como el líder de Sudamérica. Pero lo cierto es que cada vez que se trató de un asunto importante en términos de los intereses de la Argentina, Trump fue lapidaria con su supuesto amigo.

Primero el cierre virtual a las exportaciones de biodisesel argentino y ahora lo mismo con al acero y el aluminio. Son los tres principales bienes que la Argentina exporta a la potencia del Norte, con la que mantiene un déficit comercial de 3.000 millones de dólares. Difícil imaginar un daño mayor.

México logró que Trump lo exceptuara del gravamen sobre el filo de la publicación de los nuevos valores, luego de un viaje relámpago del golpeado, pero todavía influyente, yerno del magnate, Jared Kushner, a la residencia presidencial del país azteca, para reunirse con Peña Nieto y su amigo, el canciller Luis Videgaray.

Jared Kushner sale de la residencia de Los Pinos, luego de su reunión urgente con Peña Nieto.

Fue luego que el gobierno priista presionara a la administración republicana con retirar su colaboración en asuntos vinculados a la "seguridad", eufemismo para hablar de la lucha contra el narcotráfico, el punto más caliente de la relación bilateral. El giro de Trump fue anticipado en una primicia global por LPO México y cuando se confirmó incluyó a Canadá, una manera de enmascarar el retroceso en las negociaciones en curso sobre el NAFTA.

Esta semana, el secretario de Comercio., Miguel Braum, aprovechara un viaje ya programada a Washington, para tratar de ablandar al gobierno de Estados Unidos, aunque -con realismo- desde el gobierno de Macri se encargaron de bajar las expectativas.

En la Argentina el problema tiene nombre y apellido. Golpea principalmente a Techint que exporta más de u$s 200 millones de dólares anuales de acero a Estados Unidos y a Aluar que destina el 45% de su producción de aluminio a la potencia del norte, por un valor total que más que duplica las exportaciones de la empresa de Paolo Rocca.

Entre los empresarios si bien impulsaron y consiguieron una gestión personal de Macri ante Trump, hay dudas sobre la tibieza de la gestión macrista, que se niega a denunciar a Estados Unidos ante la OMC y hasta ahora no ha conseguido nada. 

En Brasil el tema es todavía más grave, ya que ese gigante es el tercer segundo exportador de acero a Estados Unidos -detrás de Canadá-, que se ve golpeado en su balanza comercial por esta medida en más de u$s 3.000 millones.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Para variar nuestro presidente dándose de narices contra el mundo al que dice nos hemos integrado. Un médico por aquí!! Que le explique que el mundo en el que cree ya no existe más.
1
En un mundo cada vez mas "proteccionista" donde cada pais defiende a rajatabla sus industrias y su mercado interno; MACRI juega a la "apertura" y al liberalismo económico. Va por su tercer año de gobierno y sigue repitiendo frases como la de "abrirnos al mundo" y otras tonterias. MACRI no entiende como funciona hoy el mundo, y está conduciendo a la Argentina a un fracaso histórico.