EMPRESAS29.01.2018(2)
En una licitación polémica adjudican a un amigo de Tinelli el London Eye de Puerto Madero
LPOHernán De Laurente, cercano al conductor, se quedó con un negocio millonario. La intervención de Andy Freire.

La Corporación Puerto Madero adjudicó la construcción y operación de una vuelta al mundo gigante a un grupo encabezado por un amigo y un socio de Marcelo Tinelli. Se trata de Hernán De Laurente y Fabián Scoltore quienes con la ayuda de Andy Freire lograron hacerse con una polémica licitación.

La pelea por el London Eye porteño arrancó a fin del segundo mandato de Macri en la Ciudad y estuvo protagonizada por dos grupos. El primero encabezado por Lisandro Borges, ex de Milagros Brito y compañero de paddle de Macri, y otro integrado por por De Laurente, Guillermo Bassignani y Scoltore.

La idea original había sido de empresarios rosarinos y llegó a oídos del gobierno porteño de la mano del diputado Luciano Laspina. Sin embargo cuando todo parecía encaminado, las negociaciones con los santafesinos se enfriaron.

Scoltore fue el encargado de "venderle" un proyecto alternativo a los máximos dirigentes nacionales y porteños quienes recuerdan la insistencia y tenacidad del socio de Tinelli al describir la iniciativa.

Por mandato del Ejecutivo y a pesar de que la obra iba a realizarse en suelos pertenecientes a la Corporación Puerto Madero, Andy Freire fue el encargado de comenzar a desarrollar el proyecto con el Ente de Turismo de la Ciudad.

Al igual que el ex ministro de Modernización, De Laurente se define como "emprendedor". Entre sus últimas iniciativas estuvo traer al país una imponente exposición del fotógrafo del rock Bob Gruen.

Para montarla en Buenos Aires De Laurente contó con la colaboración de Freire quien le cedió el Centro Metropolitano de Diseño en Barracas. La exposición resultó un fracaso de público. 

Según pudo saber LPO la Corporación Puerto Madero, conducida por una hija de la subdirectora de Inteligencia, Agustina Olivero Majdalani, le adjudicó la concesión de la "rueda" a RDBA SA y el proyecto está avanzado.

Desde la Corporación aclararon que la iniciativa es enteramente responsabilidad de la empresa estatal, que será financiado por RDBA SA y que los adjudicatarios abonarán un canon al la Ciudad. Claro que el gobierno porteño aportará ni más ni menos que una de las parcelas más codiciadas del distrito capitalino.

Manes, Suárez, Salvai, Borges y verón.

El proyecto Ejecutivo ya está en marcha y está avanzado el estudio de suelos del lecho del Dique 1, la presentación a la ANAC y el estudio de impacto ambiental. La gigantesca circunferencia estará ubicada directamente sobre el espejo de agua de dique. 

La génesis de la Rueda

En octubre 2016 el gobierno porteño anunció que construiría una rueda de 90 metros de altura en el barrio de Puerto Madero. Cuatro meses más tarde publicó un llamado a licitación en el Boletín Oficial para definir el diseño y la operación de la gigantesca circunferencia.

El negocio tomó fuerza con el cambio de milenio, cuando en la capital inglesa se instaló el "London Eye". Aunque el día de su estreno quedó detenida varios minutos con sus pasajeros a bordo, la rueda permite una panorámica privilegiada a orillas del Támesis y es la atracción más visitada del Reino Unido.

World Tourist Attractions (WTA) fue una de las empresas que aprovechó el boom de las ruedas y construyó varias alrededor del mundo como la Singapore Flyer, de 165 metros terminada en 2008.

En 2012 debió cerrar sus puertas en medio de un desastre financiero y varias de las "vueltas al mundo" proyectadas quedaron a medio construir y otras fueron desmanteladas. Una de las ruedas fue llevada de Manchester a Edimburgo, pero era demasiado grande y no puedo ser instalada en el parque de diversiones. Elliot Hall, ex CEO de la empresa, comenzó a manejar una startup de pagos electrónicos.

A pesar de sus dudosos antecedentes un grupo rosarino volvió a atraer a Hall al negocio cuando lo incluyó, a través de Laspina, en conversaciones con el gobierno porteño para construir una rueda gigante en la Ciudad.

Quién quedó a cargo de la iniciativa fue Andy Freire: el ex ministro de Modernización tenía al Ente de Turismo porteño bajo su tutela. Todo parecía marchar viento en popa durante una visita de Hall al país en mayo de 2016. Cinco meses más tarde varios medios publicaron que Buenos Aires tendría una nueva atracción y que estaría ubicada en el Dique 2 de Puerto Madero.

Las quejas de la Universidad Católica Argentina hicieron que el proyecto tuviera que mudarse al Dique 1, a pocos metros de su locación original. Para febrero del año pasado el gobierno porteño dio el primer paso y publicó un llamado a licitación en el Boletín Oficial.

El London Eye en una de las vueltas sobre el Támesis.

El negocio parece más que atractivo. Según estimaron en ese momento desde la corporación Puerto Madero, la atracción podía llegar a recibir hasta 500 mil personas por año y con una entrada a 9 dólares recaudaría más de cuatro millones de dólares. El canon mínimo que debían pagar al estado capitalino, según el pliego licitatorio, era de 296 mil dólares.

Pero extrañamente Hall y los rosarinos desaparecieron del mapa. En los artículos que fueron publicados en esos días Rueda de Buenos Aires SA aparece como la empresa que propuso a la Ciudad la idea de instalar una vuelta al mundo y por eso le dio ventaja en la licitación en caso de que haya ofertas iguales. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Y........ si mandas esas cortesanas suaves como la seda y salvajes como marejada a domicilio . Así es como se forjan voluntades
1
naaaa! la rueda del dolobu