Chile Vota18.12.2017(3)
Las presidenciales de Chile, un ejemplo de convivencia democrática
Por Leonardo Montero (Santiago, enviado)Piñera recibe el lunes a Bachelet . El contraste con Macri-Cristina.

Las elecciones presidenciales de Chile marcaron para los argentinos un contraste brutal. El candidato ganador, el perdedor, la presidenta saliente, y dirigentes de todos los sectores desde la derecha más dura hasta la izquierda, se mostraron respetuosos de los resultados y abiertos a colaborar con el nuevo gobierno.

El primer gesto fuerte de la jornada fue cuando la presidenta Michelle Bachelet llamó al ganador Sebastián Piñera, en una conversación que fue trasmitida en vivo por todos los canales de televisión. La presidenta y su sucesor acordaron desayunar el lunes para empezar a organizar la transición de cara al cambio de mando de marzo. Claro que no es algo inédito: esta será la tercera vez que se pasen el mando.

El segundo gesto fue del candidato oficialista Alejandro Guillier, quien apareció en el comando de campaña de Piñera para saludarlo por su triunfo. Ambos se mostraron juntos ante la prensa y le hablaron al país desde el comando oficialista, donde no se escuchó ningún silbido ni nada por el estilo para el senador de Antofagasta.

Esto no significa que en Chile no exista "grieta" como en Argentina. Los gestos se dan después de una campaña muy caliente, con una polarización al extremo y hasta algunas acusaciones de comportamientos irregulares de uno y otro lado. Eso pareció quedar de lado apenas dos horas después del comicio, cuando los resultados ya se conocían, otra "rareza" para los argentinos que siguieron de cerca la elección.

El comportamiento democrático de los dirigentes es la antítesis perfecta de lo que sucedió en Argentina en 2015, donde Cristina Kirchner se negó a realizar una transición ordenada con Mauricio Macri. La ex presidenta no sólo no tuvo gestos de reconocer a su sucesor públicamente, ni siquiera aceptó cumplir con el protocolo de traspaso de mando.

Para recordarlo: el país estuvo dos semanas en negociaciones ridículas sobre si la banda se entregaba en uno u otro lugar, a una hora u otra, si la Constitución decía tal o cual cosa, si el traspaso era con público o sin público. Hasta el titular de la Corte Suprema tuvo que intervenir. El punto máximo de lo insólito fue hacer asumir por doce horas como presidente a Federico Pinedo, de modo que el que país no quede acéfalo.


Las redes sociales chilenas (donde también hay grieta, trolls y de más) también dejaron evidencia de la convivencia democrática de los dirigentes chilenos. Desde el ex presidente socialista Ricardo Lagos (que grabó un video) hasta los combativos líderes del movimiento estudiantil Camila Vallejo y Giorgio Jackson o la ex candidata de la izquierda Beatriz Sánchez, reconocieron sin dramas los resultados y saludaron a Piñera.

La cordialidad incluso queda de manifiesta en los debates televisivos. Este domingo por la noche, en pleno fervor del triunfo piñerista, dirigentes de la derecha, el centro y la izquierda compartieron un debate en el programa Tolerancia Electoral de CNN Chile. Más allá de las diferencias, en ningún momento los televidentes vieron a alguno de los invitados hablar a los gritos, interrumpir a sus interlocutores y mucho menos una descalificación. El izquierdista Gabriel Boric y el derechista Andrés Allamand, por caso, intercambiaron con respeto durante más de una hora. Todo una novedad, comparado con las discusiones diarias de la TV argentina.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
3
Estoy repodrido de leer y escuchar acerca de este tipo de "ejemplos", que en el fondo tratan de bajarle la autoestima a los argentinos. En vez de "un ejemplo de convivencia democrática", el título debería ser "un ejemplo de connivencia oligárquica". Porque en Chile, como en menor medida en Uruguay, países que no han tenido el beneficio de un peronismo que rompiera con la lógica izquierda-derecha del sistema, tanto los conservadores y liberales (gorilas, para simplificar), como sus oponentes marxistas, pertenecen a familias acomodadas, es decir, a una sola clase. Ejemplo: Salvador Allende.
Pero con ese sistema, en el que eventualmente, sí, terminan a los tiros, mantienen al pueblo bien abajo con boludeces de "apertura de mercado", por un lado, y, por otro, de promesas de un paraíso del proletariado que, por supuesto, nunca llega. Mientras tanto, una manga de boludos de acá aplauden los "éxitos económicos" de Chile, Perú e incluso Paraguay, olvidándose que, hasta cuando estamos peor, recibimos su excedente de pobres, los atendemos gratis en los hospitales y dejamos que entren a una universidad también gratis (¡desde hace cien años!) que todavía no existe en Chile.
Dejémonos de autodegradarnos con estos "ejemplo", cuando en realidad fuimos pioneros en ciencias, literatura, desarrollo nuclear, artes de todo tipo, deportes... y hasta un Papa tenemos, cuando estos "exitosos" vecinos todavía andan con la pluma en la cabeza. Y lo digo con tristeza, no con ánimo peyorativo.
2
"pero no van al mundial", dira un idiota
1
no les da vergüenza escribir este tipo de notas? hacen explotar el tilingómetro!