Chile Vota17.12.2017(0)
Controlar el Congreso, el principal desafío de Piñera en su nuevo mandato
Por Leonardo Montero (Santiago, enviado)No tiene mayoría en ninguna cámara e impulsa reformas controversiales.

Lejos de embriagarse con el triunfalismo, Sebastián Piñera se mostró este domingo muy amable con sus opositores y pidió fortalecer acuerdos. Fue un síntoma de la preocupación que atraviesa su espacio político respecto al control del Congreso, donde no tiene mayoría y donde planea introducir reformas cruciales.

"Chile necesita acuerdos más que enfrentamientos, diálogo y colaboración porque así los países progresan sobre bases sólidas", dijo tras conversar telefónicamente con Michelle Bachelet (diálogo que fue trasmitido en vivo) y compartir una breve conferencia con su contrincante Alejandro Guillier. Fue una señal muy clara del mandatario electo.

Este domingo en el comando de campaña de Piñera, instalado en el coqueto hotel Plaza Crowne del centro de Santiago, se repetía una frase alarmista, aun cuando los resultados recién comenzaban a conocerse. "Va a ser muy difícil gobernar", repetían los dirigentes del piñerismo, con o sin un micrófono adelante. Hasta el hijo del nuevo presidente las mencionó en entrevistas televisivas.

"Lo más importante es que Chile vuelva a recuperar la confianza. Y esa recuperación de confianza, que también se basa en sentarse en una mesa que no votan por ti o no son de tu partido, pero sí te pueden aportar ese sello de gobierno de unidad que plantó Piñera, tiene que ser el sello de los primeros años de gobierno", analizó ante LPO el diputado Nicolás Monckeberg Díaz, una de las espadas del partido Renovación Nacional de Piñera.

Para lidiar con un Congreso complejo, Piñera se apoyará en tres legisladores de su máxima confianza: Mario Desbordes, Paulina Nuñez y Francisco Chanchuán.

"Para lo que viene no es fácil gobernar, hay posiciones muy polarizadas, más entre los políticos que entre los ciudadanos como lo ha demostrado la elección. Se requiere habilidad política para poder gobernar", indicó por su parte el ex ministro Luis Larraín Arroyo. "La ciudadanía quiere cambios, quiere correcciones, pero no quiere tirar todo por la borda, y ese liderazgo lo tiene que interpretar Piñera y creo que está preparado para hacerlo", agregó.

El problema para Piñera es que el resultado de la primera vuelta fue bastante menor al que esperaba y las consecuencias las sufrió, sobre todo, en la cosecha de parlamentarios.

En la Cámara de Diputados, los aliados de la coalición Chile Vamos tendrán 72 de los 155 escaños (la cifra a la que aumenta a partir del próximo período), seis menos de los que requieren los proyectos más importantes, que exigen la mitad más uno de los votos.

En la vereda de enfrente, los partidos de la Nueva Mayoría sumarán 57 diputados, mientras que el Frente Amplio llegará a 20 y el partido de Marco Enrique Ominami tendrá una representante. Es decir que la izquierda y la centroizquierda podrían alcanzar el número mágico, aunque las diferencias entre la NM y el FA son bastante profundas. La grilla la completan fuerzas menores, inclinadas por Guillier en esta segunda vuelta.

Para lidiar con ese Congreso, Piñera se apoyará en un trío de parlamentarios de estrecha confianza: Mario Desbordes, Paulina Nuñez y Francisco Chanchuán.

En el Senado, el piñerismo tiene 19 de 43 escaños, mientras que la Nueva Mayoría llegará a 21 representantes. El resto se los reparten el Frente Amplio (un senador) y dos independientes (uno de ellos de la Democracia Cristiana), que serán claves.

Es decir que el nuevo oficialismo la tendrá complicada para sumar la mitad más uno en ambas cámaras y mucho más para conseguir dos tercios si es que intenta imponer reformas constitucionales.

"El desempeño del gobierno de Piñera en el Congreso dependerá de quién sea el ministro del Interior, de Hacienda y, particularmente, de quién sea el titular de la Secretaría General de la Presidencia", opinó el analista político Guillermo Holzmann. "Si esa persona no tiene un suficiente aval político de reconocimiento, legitimidad y aceptación, difícilmente va a poder cohesionar a las fuerzas de Chile Vamos y negociar con sectores disidentes de la Democracia Cristiana", agregó.

Algunos proyectos asoman complejos para Piñera, que entre otras cosas prometió una reforma tributaria, cambios en las administradoras de fondos de pensiones y el 90% de gratuidad en la educación que prometió el flamante presidente. Además, se mencionan cambios en temas complejos como aborto o matrimonio igualitario, un proyecto que todavía no se aprobó.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.