Peronismo07.11.2017(2)
Duhalde busca intervenir el PJ Bonaerense con un guiño de la Rosada
LPOLa presentación de candidaturas vence en 10 días, pero se tensiona la interna entre los intendentes.

Ante la falta de acuerdo en el PJ Bonaerense comenzó a extenderse la versión de que Eduardo Duhalde avanzará para intervenir el partido. Es que en menos de 10 días vence el plazo para que se presenten las candidaturas y los intendentes creen que el ex presidente prepara una presentación con el guiño de la Rosada. 

El jueves 16 de noviembre deben presentar a los candidatos y no logran llegar a un acuerdo. Sin embargo, admiten a LPO el temor a que Duhalde aproveche su relación cordial con Mauricio Macri para empujar alguna presentación que les embarre más la cancha.

En el PJ creen que Fernando Espinoza, que tiene intenciones de resistir en la conducción del partido, insistirá en su estrategia original de atrasar las elecciones y que se hagan en marzo en lugar de diciembre. Eso le daría el pie a Duhalde para realizar su presentación.

El temor a una intervención sumó especulaciones con la renuncia de Culotta al juzgado electoral, ya que su lugar quedó vacante y no hay indicios de quién va a asumir

No obstante, hablan de que el duhaldismo también puede correrlos con  la impugnación de dirigentes que jugaron como candidatos en Unidad Ciudadana: Fernando Espinoza, Verónica Magario, Martín Insaurralde y Gustavo Menéndez quedarían complicados de acuerdo a este argumento que cita el caso de la UCR porteña, donde automáticamente quedan descartados como candidatos aquellos que hayan competido en otra fuerza política. 

El escenario sumó especulaciones con la renuncia de Juan Manuel Culotta al juzgado electoral, ya que su lugar quedó vacante y no hay indicios de quién va a asumir. Se cree igual que será un juez cercano al Gobierno, lo que alimenta el temor de que haga lugar a una denuncia de Duhalde. 

La subrogancia de Culotta es hasta el próximo 30 de noviembre, cuando se determinará la titularidad del Juzgado Electoral por medio de un concurso: en ese momento se cubrirá definitivamente la vacante abierta desde la muerte de quien fuera su titular, Manuel Blanco, en septiembre de 2014.

Además de los ribetes judiciales, la mayor preocupación de los intendentes es lo caótica que se tornó la disputa interna. Algunos llegaron a un consenso: que no presidan el partido aquellos que tengan aspiraciones a gobernador, porque lo aprovecharían como un trampolín para sus candidaturas y no para "reconstruir" al partido. Esta idea también dejaría afuera a Espinoza, Magario, Insaurralde y el propio Menéndez.

Como contó LPO, el consenso de la mayoría es que tiene que ser un intendente o ex intendente. También están de acuerdo en "frenar" a Espinoza. Sin embargo, a partir de ese punto, no se ponen de acuerdo. 

Hay un sector importante que también se opone a Menéndez, convencidos de que aprovecharía al partido como plataforma electoral personal.

Un grupo promueve que haya una conducción de 'transición' y que el PJ sea presidido por alguien de más bajo perfil, por eso comenzó a sonar el nombre de Fernando Gray

Este grupo tiene la idea de que haya una "transición" y que sea presidido por alguien de más bajo perfil. Se barajaban dos opciones: Alberto Descalzo o Fernando Gray. El primero ya dijo que no quiere ser el candidato, complicado en su distrito donde perdió la última elección. 

Gray aceptaría, pero también tiene dudas. Sabe que cuenta con el apoyo de Mariano Cascallares y se especula que -en última instancia- Insaurralde también terminará dando el visto bueno de no prosperar su idea de instalar a su par de La Costa, Juan Pablo de Jesús.

Cristina Kirchner no apoyaría la candidatura de Descalzo, pero tampoco de Menéndez. Allegados a la ex Presidenta repiten que para ella "el Tano no es confiable". En cambio, resaltan que con Gray tiene una relación cordial. 

En paralelo, Menéndez se mueve como candidato y hace todo lo posible para instalarse. Este lunes encabezó un plenario en Malvinas Argentinas -con el apoyo de su par Leonardo Nardini- al que logró llevar al diputado Felipe Solá, en línea con las negociaciones que su sector promueve con el massismo.  

La asistencia de Solá fue un guiño hacia su candidatura para presidir el PJ Bonaerense. Durante el plenario, Menéndez pidió buscar una lista de unidad y sobre todo de renovación para "volver a enamorar". La idea es que los que fueron parte de la derrota se corran y permitan que el PJ se vuelva una "mesa de diálogo".

Menéndez se mueve como candidato y el lunes presidió un plenario de intendentes de la Primera en el que sumó al massista Felipe Solá

Lo escuchaban a su lado sus pares de la Primera Sección: Nardini, Descalzo y dos intendentes de perfil más kirchnerista: el de Escobar, Ariel Sujarchuk, y el de Mercedes, Juan Ignacio Ustarroz.

En dialogo con LPO, fuentes ligadas a los intendentes que asistieron coincidieron en señalar que Menéndez se está movimiento y está "acumulando" dirigentes -sobre todo suma apoyos en los distritos "sin tierra" donde no hay conducción firme- pero le costará más atraer a alguno de sus pares que hoy están apoyando las otras candidaturas.

La presencia de Solá fue "para la foto", marca un camino que inició el intendente massista de Tigre, Julio Zamora, cuando la semana pasada fue a un acto de la CGT con sus pares y se fotografió con Menéndez.

"Es un mensaje. Hay conversaciones con ellos, que incluyen a (Diego) Bossio y también a Massa. Acá no sobra nadie", dijo un intendente a LPO que dijo que si bien las puertas están abiertas para todos, hay un sector que "abandonó el PJ" en la última elección, en una chicana hacia Espinoza.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
Duhalde un personero ideologico, dijo todos los dirigentes somo una mierda y ahora quiere arreglar lo que el destruyo Nooooooooo, juira tomatela a Montevideo como le sugirió Kunkel
1
INTERNA JUSTICIALISTA - MINORIAS y REPRESENTACIÓN PROPORCIONAL
Para la desatomización de las bases y cuadros peronistas.
Es saludable que dirigentes de todo signo, piensen como consolidar la República, para intentar consolidar un Proyecto de Nación, en el marco irrestricto de las prácticas democráticas, para desarrollar un modelo común a todos.
Todos creemos, que el peronismo, debe recuperar su rol y su presencia, si el peronismo se mantiene dividido en sus dirigencias, como efecto inevitable también demostrado, atomiza a sus bases porque los cuadros que las contienen, al verse excluidos vuelcan su esfuerzo hacia afuera y arman otros partidos, para intentar llegar al poder.
Una breve investigación demuestra científicamente -que sin dudar- de los 700 partidos registrados en nuestro país, más del 90% fueron armados por peronistas, esta cifra es elocuente y demuestra donde están los cuadros y militantes, que no están activando dentro del Partido Justicialista, otrora herramienta electoral, del Movimiento Peronista.
Las dirigencias autotituladas peronistas de todos los matices, pertenencias y colores, dentro o fuera del PJ. Admiten sin sonrojarse -porque participaron- que en las largas etapas menemistas y kirchneristas, quienes detentaban el poder gubernamental, en todos los niveles, nacional, provincial o municipal, bloquearon o cerraron el funcionamiento de los partidos, rehuyendo recibir críticas, tener controles o debatir dentro, las crisis recurrentes de las que todos fueron parte? No reunir los Congresos, o terminar el debate de un congreso en media hora, fue anormal y se hizo. Los que no estaban contenidos, a los que no se les permitía opinar, quienes no resultaban integrados por los ganadores; optaron por irse por fuera y aprovechando, el estatuto neoliberal de los partidos políticos, fundaron partidos o rescataron siglas perimidas de otros tiempos.
Esta actitud, imitada por excluidos de otras fuerzas, no solo atomizó al peronismo, sino que terminó atomizando a toda la democracia, con la inestimable colaboración del ?estado bobo? que financió el dislate y la quiebra del propio sistema democrático, financiando divisiones de oportunistas, que sin distingos ideológicos, lo fomentaron en beneficio personal, convirtiendo en una farsa lamentable, criticada masivamente por el público a los PARTIDOS que son, el único vehículo constitucional de la democracia.
También contribuyo a ello -como todos sabemos- el hecho insólito, de que los cargos electivos en lugar de ser un bien colectivo del partido del elegido, se convirtió en un bien personal, de bienestar y renta, de notable irresponsabilidad legislativa con ausencias y rupturas, de sus bloques de origen.
En esta etapa de reorganización, debemos empezar de abajo, para arriba, asegurando la participación e inclusión, por eso es necesario competir abajo en los municipios y lograr una conducción provincial de unidad por consenso, entre todos los factores de poder, donde intendentes y titulares de bloques, son los mayores responsables, de dar todos los pasos adelante y al costado, necesarios para que el peronismo, recupere su rol de oposición constructiva ahora y de intentar la llegada al gobierno, en 2019.
Por ello, para no comentar sin proponer, creemos que aparte de hacer docencia sobre la necesidad de fortalecer hacia dentro, a todos los partidos del sistema, debemos comenzar por tomar siete medidas reglamentarias, dentro del Justicialismo Provincial, propiciando que el ejemplo sea imitado en todo el país.
1. Que para la elección de los miembros de los Concejos Partidarios Municipales y los Congresales Provinciales, y Congresales Nacionales se aplique el sistema D`hont, con una base mínima del 0,5% para permitir el inmediato reingreso, en esta interna, a la estructura de representación partidaria, de todos los excluidos. No hay que temer, la participación de los compañeros, ni impedir con pecas, mañas y trampas, su integración al conjunto, recordar que para ganar, debemos estar todos juntos y el que lo impida, por acción u omisión, será castigado por la historia.
2. Que particularmente en Buenos Aires, dado la extensión y distancias, se estipulen como obligatorios los CONGRESOS SECCIONALES, eligiendo una mesa de coordinación y moderación, similar a la del Congreso Provincial; estipulando reuniones cuatrimestrales, para garantizar la participación y expresión de sus miembros, así como las futuras promociones de candidaturas legislativas seccionales.
3. Que por esta única vez, se permitan padrones complementarios, en la mesa que corresponda por apellido, adjuntando fotocopia del documento y ficha de afiliación completa. Para redefinir en un acto central, como el electoral, el regreso de los excluidos, a su herramienta electoral el Partido Justicialista. Ante los negadores, dejamos sentado que el mayor acto de la democracia, es el Voto y ese día -porque no- debe servir para poder Volver por el Peronismo, recuperando la pertenencia.
4. Que se establezca reglamentariamente, la incompatibilidad de ejercer dos cargos partidarios simultáneos, debiendo renunciar al de origen, para ejercer el cargo superior, en caso de resultar nominado y aceptado o elegido en un cargo superior, en el Consejo Provincial o Nacional.
5. Que los presidentes, de los Consejos Partidarios Municipales, resulten todos Congresales Provinciales natos, sin necesidad de aparecer en la respectiva lista, permitiéndose en este único caso la doble representación.
6. Que los Delegados Municipales Electorales, nominados por la Junta Electoral Provincial, preferentemente sean idóneos o profesionales y se domicilien en otro municipio, distinto de donde ejercerán su rol, evitando suspicacias.
7. Que reglamentariamente por esta vez, para recuperar a todos, se evite el sainete insólito, de los avales masivos como exigencia. Lo normal y lógico, es que cada candidato, presente diez avales, a su candidatura, cerrando el círculo vicioso de la corrupción, en este complejo trámite menor, si alguno es falso quedaría excluido de su candidatura y suspendido por cinco años del partido.