Congreso06.10.2017(1)
Exclusivo: los pedidos de los gobernadores del PJ a Macri para aprobar el presupuesto
Por Mauricio CantandoExigen más ATN, coparticipar el cheque, retomar el impuesto al tabaco, posponer el revalúo y limitar la deuda.

El presupuesto de 2018 se presentó el 15 de septiembre pero aún tiene un largo recorrido por el Congreso: antes de aprobarlo, los gobernadores peronistas exigen una decena de cambios y reclaman obras públicas incumplidas.

Las modificaciones propuestas fueron plasmadas en un documento que circuló en la reunión que tuvieron con legisladores afines, preparados para un largo debate, tal vez hasta diciembre o enero, cuando Cambiemos esté más cerca del quórum.

Los gobernadores volvieron a poner el ojo en los Aportes del Tesoro Nacional (ATN), una caja que el Ministerio del Interior reparte a gusto, conformada por el 1% de la masa coparticipable (los recursos a repartir entre la Nación y las provincias), el 2% de Ganancias y otros aportes.

Detectaron que este año Frigerio retuvo 21 mil millones de pesos, piden que le otorgue un destino y que, de ahora en más, sume los ATN a la coparticipación, un histórico reclamo que difícilmente algún presidente acepte.

No cayeron bien los proyectos de ley para hacer un revalúo fiscal y girar el 70% de la recaudación del impuesto al cheque a Anses. En el primer caso, detectaron un costo fiscal de 40 mil millones para las provincias, por la merma inicial en la recaudación de Ganancias.

El tributo al cheque es el tercero de mayor aporte (superado por IVA y Ganancias) y sólo se coparticipa el 30%. Los gobernadores quieren sumar algo más al reparto y creen que girarlo a Anses es un artilugio contable de Nicolás Dujovne para no hacerlo.

Además, solicitan prorrogar el impuesto al 7% de la venta de cigarrillos, que vence el 31 de diciembre y agrega 2.500 millones a las provincias. "Lo ideal sería dejar estos temas para una reforma tributaria, aprobarla y luego ir por el presupuesto", coincidieron varios legisladores.

Los mandatarios buscarán incluir un fondo de emergencia para asistir a las direcciones de vialidad provincial, encargadas de atender los caminos de sus jurisdicciones.

Y reclaman un aporte "regular" para cubrir los déficits de cajas previsionales, un compromiso asumido por el Gobierno en la ley de blanqueo que se cumplió a medias, porque las provincias se niegan a bajar sus jubilaciones.

"La reglamentación de la ley dice claramente que hay sólo se cubre el déficit si hay una armonización (igualación) del sistema provincial con Anses", aclaró Rodrigo Pena, secretario de Hacienda, durante su exposición en Diputados junto a Dujovne y Luis Caputo. 

Rechazan la toma de 20 mil millones de pesos al Banco Nación, justificada por el ministro de Hacienda, y están dispuestos a enviar 5000 millones a La Rioja por coparticipación "mal calculada", como se hace en cada presupuesto de los últimos 30 años.

Macri se olvidó y el gobernador riojano Sergio Casas está pegado a Miguel Pichetto para que se lo consiga. Lo acompaña a todas las reuniones.

Deuda y obras 

Hay mucha queja por el nivel de endeudamiento externo del Gobierno, que según confesó Caputo provocará que el 10% del presupuesto se consuma en intereses. 

Es un 5% menos que el tope impuesto a las provincias en el proyecto de ley de responsabilidad fiscal presentado en el Senado. Los gobernadores creen que el presidente debe tener el mismo límite desde ahora y lo intentarán escribir en la ley de leyes.

Además, revisarán la autorización para tomar empréstitos por casi 40 mil millones de dólares en 2018, otro anuncio del ministro de Finanzas, sin explicarle al Congreso cuándo, con qué Bancos y a qué tasas. 

"Sería imposible pedirles permiso en cada emisión. Cuando aparece una buena oportunidad de tomar deuda hay que actuar rápido", se sinceró Caputo. El diputado José Luis Gioja exige saber cómo eligen los Bancos que hacen las colocaciones, pero por ahora nadie le presta atención.  

A estos planteos se sumarán los reproches por las obras públicas presupuestadas para este año y nunca iniciadas.

Las excusas del Gobierno no conformaron: Dujovne dijo que prefirieron terminar las que ya estaban empezadas y Marcos Peña, en su informe a Diputados, admitió "problemas de planeamiento" y prometió sumar las obras adeudadas al programa de participación pública-privada, un sistema que este año funcionó poco y nada.

"Hay obras inauguradas por funcionarios que ahora nos enteramos que no tienen financiamiento. ¿Cómo hacemos para confiar en las planillas que aprobamos?", se escuchó en una de las tertulias peronistas. No encontraron respuesta.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Tremendo. La coparticipacion federal es el peor error de la historia.

Los gobernadores solo están interesados en conseguir más guita para contratar más empleados públicos.
hay que eliminar la coparticipación y que cada gobernador gaste lo que recauda... no agrandarla coparticipando debitos y créditos.
Mucho menos seguir girando guita a las provincias para rescatar sus cajas previsionales y jubilaciones de privilegio.