Provincia17.05.2017(8)
Exclusivo: entretelones de la noche de furia de los intendentes contra Máximo
LPOWado y Espinoza intentaron mediar sin éxito. Crece la bronca y ahora amenazan con irse con Randazzo.

La incipiente unidad que habían forjado diferentes sectores del peronismo estalló el martes por la noche con el desplante que la mayoría de los intendentes le hizo a Máximo Kirchner, a quien acusaron de intentar arriarlos a un acto con figuras desgastadas del kirchnerismo como Amado Boudou, Gabriel Mariotto, Martín Sabbatella y Luis D'Elía.

La explosión fue el final anunciado de un clima de bronca y desconfianza que fue creciendo entre los intendentes durante el último fin de semana y se expresó ayer a la mañana -como anticipó LPO- con una cumbre de los Fénix y Esmeralda en Merlo para marcarle la cancha a La Cámpora. Terminó de estallar por la noche con el faltazo al acto convocado por Máximo.

La ausencia de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Ariel Sujarchuk (Escobar), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Fernando Gray (Esteban Echeverría), sorprendió al propio Máximo, que los esperaba en el evento.

Los intendentes dicen que lo de anoche se había pensado como un encuentro cerrado, pero al llegar se encontraron con el lugar acondicionado para un gran acto que entre sus participantes tenía a Boudou, Mariotto, Sabbatella y D'Elía.

Wado De Pedro y Fernando Espinoza oficiaron como interlocutores (fallidos) entre Máximo y los intendentes para convencerlos de que se arrimen al centro Caras y Caretas, donde el hijo de Cristina llevaba a cabo su acto sin la presencia de la mayoría de los jefes comunales.

LPO supo cómo se vivió el conflicto y sus entretelones. Según cuentan los intendentes, el encuentro se había pensado como una reunión cerrada -como las que venían haciéndose, primero entre ellos, luego con La Cámpora y en esta oportunidad un encuentro "ampliado" del FPV- pero al llegar se encontraron con el lugar acondicionado para un gran acto, con Boudou, Mariotto, Sabbatella y D'Elía entre los participantes.

Sigilosos, cuando vieron esa escena comenzaron a irse de a poco y se cobijaron a unas cuadras, en la sede del Frente Nacional Peronista (FNP) en la calle Bolívar. Comenzaron a mandarse mensajes entre ellos, en los que avisaban sobre todo de la presencia de Boudou en el otro acto y se convocaban a juntarse por separado.

Cuando los intendentes llegaron a ser unos 20, en el acto de Máximo se dieron cuenta de que algo raro sucedía y ahí arrancó la debacle. Primero fue Espinoza a tratar de convencerlos para que vuelvan. No tuvo éxito, así que cayó Wado quien de modo imperativo les afirmó: "Hay que ir a Venezuela", en referencia a la calle donde queda Caras y Caretas. Los intendentes le pidieron dialogar, pero él no cedió.

En una escena delirante, Wado se quedó intentando arriarlos mientras ellos se justificaban: "No queremos fotos con Boudou y gente que resta". Por eso, se encargó de echar al ex vicepresidente del acto. Una vez que eso sucedió, les volvió a exigir que fueran hacia Caras y Caretas. Pero D'Elía, Mariotto y Sabbatella seguían allí. Wado se fue sin cumplir la misión.

Espinoza tomó entonces una actitud más dialoguista y se sentó con los intendentes para pedirles que tengan el "gesto" de ir -"aunque sea que venga uno por sección"- aclaró. Pero cuando finalmente arrancó para que lo sigan, ninguno de los presentes se paró con él. Se volvió a sentar, frustrado, y los jefes comunales empezaron a decirle de a uno que no irían con él.

Según contaron a LPO, el primero en hablar fue Fernando Gray (Esteban Echeverría) que le dijo a Espinoza lo que por estas horas repiten en el entorno de todos los intendentes: quieren una reunión con Cristina. Buscan que la ex Presidenta les aclare si finalmente será o no la candidata del espacio, o al menos que mande una "señal" a la interna que les refleje cómo jugará.

La segunda determinación de los intendentes fue marcar su límite: no quieren actos con Boudou, D'Elía, Mariotto o Sabbatella. "O nos paramos ahora o no nos paramos más", graficó un intendente a LPO.

La tercera exigencia -que marcan como la fundamental- es la discusión por el armado de las listas. Es que, como contó este sitio, creen que los dirigentes de La Cámpora aún piensan que ellos deben tener la lapicera. Por eso chocan con Máximo, Wado y en el fondo también con Cristina.

El encuentro que había organizado Máximo terminó en papelón. Máximo quedó casi en soledad, sentado con Magario, Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Mario Secco (Ensenada). Un presente en el encuentro contó a LPO que incluso las segundas líneas de militantes le consultaron cuándo llegarían los intendentes, a lo que él respondió que no sabía, pero aclaró: "Igual no importa, porque ya comieron con Cristina".

En ese marco de tensión, un asistente al acto describió otra escena en la que un militante que estaba en la primera fila le preguntaba a Máximo dónde estaban los intendentes, insinuando una traición por el faltazo. Esa provocación enseguida generó la reacción de Hugo Curto que -en defensa de sus ex colegas- lo calló tirándole una caja de caramelos Tic Tac en la cabeza, en una discusión habría continuado puertas afuera. "Ustedes le dan de comer al Gobierno", lo habría acusado Curto. 

Por estas horas, los intendentes analizaban cómo seguir. Según confirmaron a LPO, los mismos que se juntaron ayer en Merlo realizarán una cumbre en los próximos días, que ahora podría tener lugar en Escobar. Además, a mediados de la próxima semana planifican una cumbre de jefes comunales, sin ampliarla a otros sectores, lo que equivale a dejar afuera a La Cámpora y otras organizaciones. Será una nueva demostración de fuerza hacia la agrupación de Máximo.

Los intendentes que se juntaron ayer en Merlo -el grupo chico del Fénix y Esmeralda- realizarán una reunión privada en los próximos días y luego una cumbre ampliada al resto de los jefes comunales del peronismo, sin presencia de La Cámpora ni de otras organizaciones o sindicatos.

Algunos incluso ya comenzaron a amenazar con irse a las filas de Florencio Randazzo -no niegan que hoy hubo llamados del "Flaco" para capitalizar la pérdida de Máximo- o al menos demostrarle a La Cámpora que son un polo de poder autónomo.

Sin embargo, sobre el pase al randazzismo, hay muchos matices entre los intendentes. Mientras algunos ya tantean irse con él, otros son más cautos y prefieren esperar, sin destruir lo que se construyó durante los últimos meses con esfuerzo para lograr la "unidad" del PJ.

Según confirmaron a LPO, el lunes varios intendentes del grupo Fénix compartieron una cena en Merlo -con Gustavo Menéndez como anfitrión- con Randazzo, en la que buscaron convencerlo sobre "la necesidad de armar una lista de unidad competitiva" de cara a las legislativas de octubre, que permita no ir a internas, pero el ex ministro se negó. 

En rigor, lo que le ofrecían los intendentes era una suerte de interna disfrazada, en la que él pueda competir contra el candidato del sector de Máximo y Espinoza pero que "abajo" (en los municipios) haya unidad, para no perder fuerza en sus propios distritos. Es decir, quisieron hacer su propio arreglo y que la pelea estuviera entre los de arriba, una opción que Randazzo descartó por completo.

Mientras tanto, lejos de apaciguarse la tensión crecía. Los "rechazados" por los intendentes no se quedaron callados. Mariotto calificó como "excusas tontas" a los argumentos de quienes no asistieron al acto de Máximo y afirmó: "Si estaba Cristina, se tiraban en palomita en el escenario". "Váyanse con Randazzo, no los necesitamos para ganar", desafió D'Elía a los intendentes, entrevistado en AM 950 Belgrano, echando nafta al fuego y acusándolos de "traidores".

Las declaraciones de D'Elía y Mariotto -que usualmente van en sintonía con el "Cuervo" Larroque-  reactivan la idea de que podrían terminar armando una lista de un "frente ciudadano" por afuera del PJ. 

Esa es una hipótesis que en algún momento esbozó el sector más radical de La Cámpora, que perdió esa discusión contra el ala que representan Máximo y Wado. Sin embargo, las últimas peleas reactivan el fantasma de esa lista que -si bien reconocen que no sacaría más de 15 puntos- puede representarles más de lo que conseguirían en un acuerdo con los intendentes.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
8
Estos intendentes peronchos que "pretenden Diferenciarse" de algunos de la faccion mafiosa llamada Campora, parece que poco les importa que la jefa de la secta es tan cuestionable como sus seguidores!!
O sea que los "principios" de esta caterva de oportunistas, se dejan de lado si el delicuente de turno mide o no en las encuestas!!
7
Wado, se empezó a hacer justicia con vos. Ahora te toca a vos chuparla.
6
Casi una verdad revelada

1-Todo trosko es divisible por 2.
2-Todo peroncho es divisible a la enesima potencia.
5
Me estoy cagando de risa imaginando a Wado gritando ordenes...en fin, lista de la Campora? no sacan mas de 5 puntos, pero esos 5 puntos lo podrian hacer ganar a Macri. Dejense de joder.
4
Pura coincidencia, che

El teatro se llamaba Karas (D'elia) y Karetas (Mariotto).
¡Ja!¡Ja!¡ja!
3
El problema fue que lo pusieron de interlocutor a Wado.
Todavía está interlocuteando.
Y todos los otros ya se fueron.
2
Meses de vender humo con "Tenemos que trabajar por la unidad de todos los sectores, por los bonaerenses!" para que venga un alcahuete como De Pedro a basurearte cual patrón de estancia (bah, así hicieron durante años y se ve que mucho no les molestó)...si ya el mongo ese los corrió de esa forma, ni me imagino cuando los señoritos ahora ofendidos -en serio no se la veían venir? Vamooos-
se junten con la señora y les tire por la cabeza que compite si el 70% de la lista está poblada con sus ovejitas.
1
Los argentinos no podemos darnos el lujo de incluir en listas ni reuniones a gente que resta. Esa gente tiene que saber dar un paso al costado. De lo contrario, serán co-responsables del actual gobierno en la bancarrota de este país. El campo popular necesita ganar si o sí en octubre, para que este gobierno de ladrones finos no se envalentone y termine de hundirnos. Y todos sabemos que hay personajes que sólo atraerán la derrota.