Lanús03.04.2017(2)
Escracharon a Grindetti y Kravetz por la represión en el comedor infantil
LPOMientras un grupo gritaba "con los pibes, no", el macrismo respondía con cantos de "sí, se puede".

Un clima de tensión se vivió este lunes en el Concejo Deliberante de Lanús cuando el intendente, Néstor Grindetti, dio su discurso de apertura de sesiones ordinarias y fue escrachado por un grupo vinculado a las víctimas de la represión policial que tuvo lugar la semana pasada en el comedor Los Cartoneritos.

"Háganse cargo", decían los carteles que llevaban los manifestantes, dirigidos a Grindetti y a su secretario de Seguridad, Diego Kravetz. La frase era una cita sarcástica a la ya célebre expresión que usó Marcos Peña para confrontar con el kirchnerismo.

Militantes y familiares de la gente del comedor interrumpieron el discurso protocolar del intendente para gritar: "Con los pibes, no". La respuesta llegó de parte de los militantes y concejales de Cambiemos, que cantaban eufóricos: "Sí, se puede". Pero el momento más áspero se produjo cuando inmune a los cantos, Grindetti destacó los fondos que su municipio destina a financiar 70 comedores. En ese momento los manifestantes se enardecideron y lo insultaron, además de acusarlo de "cínico".

Desde el oficialismo local dijeron a LPO que quienes encabezaron el escrache no fueron familiares de víctimas sino "militantes" y apuntaron directo al kirchnerismo. De todos modos, minimizaron los incidentes al destacar que Grindetti dio todo su discurso como estaba previsto, pese a esos intentos por "callarlo".

Además, aseguraron que de haber querido evitar un escrache "directamente no les hubiera permitido el ingreso" al Concejo Deliberante. En ese sentido, destacaron: "Somos distintos. Esto es una democracia, esa gente entró con sus carteles y se les permitió que dijeran lo que querían decir, se expresaron libremente".

En contraste con la versión de Grindetti, fuentes de la oposición local dijeron a este sitio que los "militantes"  de Cambiemos llegaron al recinto en un micro de la Secretaría de Desarrollo Social, que quedó estacionado en la entrada del Concejo. 

Según esta versión, el intendente temía que hubiera protestas ante el clima convolsionado, y se habría atajado llevando gente -que Juan Grabois calificó como "punteros" de Grindetti- para contrarrestar los posibles escraches. En el entorno del intendente negaron que las personas que llegaron en ese colectivo hayan ingresado al recinto.

Grindetti y Kravetz quedaron en el ojo de la tormenta cuando el último jueves por la noche efectivos de la Bonaerense realizaron un operativo a los tiros en un comedor comunitario en el que había chicos. Este último dato fue desmentido por los funcionarios del PRO, que aseguraron que no había menores en el lugar y justificaron los hechos al hablar de la persecución policial a un ladrón que se habría infiltrado en el comedor.

A raíz de ese episodio, la CTEP convocó a marchar este martes desde la estación Lanús para pedir "la renuncia de todos los implicados en el operativo". Los concejales del FPV y algunos dirigentes locales ya anunciaron que se plegarán a la protesta.

Además, el bloque del FPV-PJ de Lanús sacó un comunicado anunciando que impulsarán la interpelación de Kravetz. "Debe rendir cuentas ante los vecinos y vecinas de Lanús, y ante sus representantes en el Concejo Deliberante y no descartamos solicitar también la interpelación del intendente Néstor Grindetti", afirmaron los ediles kirchneristas. 

El micro de la Secretaría de Desarrollo, en la puerta del Concejo Deliberante

En ese sentido, desde ese bloque dijeron  a LPO que el pedido de interpelación fue presentado, pero que para lograrlo necesitarán contar con los votos del Frente Renovador. "Creemos que el massismo ayudará a dar consenso", vaticinó un concejal a este sitio.

Para lograr la interpelación, la oposición necesita reunir 12 votos. El FPV tiene 6 y en el FR hay 5 concejales, contra los 8 que reúne el macrismo. "Deberíamos llegar, los números dan", afirman los concejales, aunque creen que el massismo querrá interpelar a Kravetz pero no a Grindetti.

Según la oposición, la Policía irrumpió en el comedor en el que había "niños, adultos, mujeres embarazadas y ancianos, militantes y vecinos" y lo hizo "a fuerza de bastonazos, gas pimienta y balazos de goma y de plomo que fueron disparados dentro del local".

En una frase que generó más indignación en el caso, Kravetz redobló la apuesta un día después de los hechos y afirmó: "A la salida hubo gas pimienta, no gas lacrimógeno. Con un poco de agua se sale".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
2
El marino Kravetz tendrá que aclarar como tiene ese tremendo velero en el Boating de San isidro y la casa en Malibu.
1
Que se puede? matar a chicos en los comedores? saben decir algo que no sean esas tres palabras?