México28.01.2017(0)
Tensión con Slim: Peña Nieto cree que aprovecha la crisis con Trump para posicionarse para la Presidencia
LPO (México DF)Crece el fastidio por su diplomacia paralela con Trump. Los vínculos con New York Times, Reforma y la pelea por el 2018.

Cuando a Carlos Slim le preguntaron este viernes si estaba analizando ser candidato a la Presidencia ofreció una negativa tibia. Así lo entendió el círculo presidencial donde crece la idea de que el magnate está cimentando un camino que tiene su destino final en el 2018.

El Gobierno está muy inquieto con la diplomacia paralela que ha establecido Slim y que consiste en enviarle reportes a Donald Trump sobre lo importante que es México para la economía de Estados Unidos. Un circuito donde el cabildero Corey Lewandoeski tiene un rol central.

La realidad es que ese canal de comunicación disgusta al canciller Luis Videgaray, quien por cierto, siempre reforzó la idea de que todas las notas contra Enrique Peña Nieto que se publican en The New York Times son orquestadas por el entorno del billonario en consonancia con el hijo mayor de Arthur Sulzberger, dueño del periódico.

En Los Pinos están convencidos que las investigaciones contra peña Nieto que publica el New York Times son orquestadas por el entorno de Slim, en consonancia con el hijo mayor de Arthur Sulzberger, dueño del diario.

El primer indicio para sustentar esta idea llegó cuando meses atrás el Grupo Reforma - que recibe cuantiosa publicidad de Slim - incluyó al empresario en un listado de personajes de fuera de la política que podrían aspirar a la presidencia. Se hizo una encuesta y Slim salió en posición privilegiada, muy arriba de otros hombres de negocios como el "Diablo" José Antonio Fernández, presidente de Femsa.

Este viernes Slim se mostró como un hombre de la política. El despliegue en las oficinas de Inbursa en el exclusivo barrio de Lomas de Chapultepec del DF, sus comentarios y recomendaciones sobre cómo debe proceder el gobierno en política exterior y sus frases taquilleras le dieron sentido a ese marco. 

Bien mirado, es bastante inusual que un empresario convoque a una masiva conferencia de prensa para hablar sobre como debería México conducir su política exterior y hasta temas internos, sin la excusa de algún anuncio vinculado a sus negocios. Fue casi un lanzamiento político.

Quienes lo tratan dicen que cuando le preguntan por la presidencia el maganate asegura que ya está en una edad avanzada para el cargo o que todos los negocios que tiene lo harían imposible por los múltiples conflictos de interés. Pero también es cierto que en su mundo privado Arturo Elías Ayub, su yerno, ya tiene un poder decisión absoluto en los negocios y que su hijo Patrick tiene un fuerte interés en el 2018.

Imposible no trazar un espejo con Donal Trump, un billonario como Slim que prefirió lidiar con los conflictos de interés, antes que perderse la posibilidad de ser presidente.

Los últimos movimientos muestran a un Slim más involucrado en la arena de lo público y todo a titulo personal. Su reunión con Trump en la Florida, su aparición en encuestas en medios afines, su inminente desembarco en medios de EU o la conferencia de este viernes ante una prensa que se refirió a él como si ya fuera el presidente. 

Es curioso lo que está pasando en México ante la irrupción de Trump: Los últimos sondeos muestran un crecimiento en la intención de voto para las presidenciales del año próximo de Andrés Manuel López Obrador; y ahora aparece el cuarto hombre más rico del mundo. Como si las opciones un populista o un mega billonario, para lidiar con un populista billonario.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.