Estados Unidos22.01.2017(0)
Trump recibe a Peña Nieto y ex presidente Fox le pide que no ceda
LPO (México DF)Los presidentes hablaron el sábado por la mañana y se verán el 31 de enero. "Cero concesiones", pidió Fox.

El presidente Enrique Peña Nieto llamó este sábado por la mañana al presidente Donald Trump con la excusa de felicitarlo por su investidura y sobrevolaron los temas que tensionan la relación: Tratado de libre comercio, seguridad e inmigración. SE supo después que se verán las caras el próximo 31 de enero.

De inmediato, el ex presidente Vicente Fox, le exigió a Peña Nieto que en ese diálogo mantenga una posición de "cero concesiones".

"Presidente Peña, confiamos en ti. La soberanía, Nuestros Paisanos y TLC. NO son negociables. Firma Mexico entero", tuiteó el panista. En la misma línea, el líder de Morena, Andrés López Obrador, había pedido luego del duro discurso de asunción de Trump, lanzar un "plan de emergencia nacional" con Peña Nieto.

Como viene sucediendo, Peña Nieto se esforzó por presentar el aspecto "positivo" de su diálogo con Trump, en un comunicado oficial de la Presidencia se informó que con este tipo de diálogo el Gobierno busca generar "certidumbre" sobre el futuro de la relación bilateral.

En el Gobierno afirman que "el destino de México se define en los próximos 45 días y está en manos de Videgaray". El canciller es el hombre con mejor llegada a Trump, por su amistad con el influyente yerno, Jared Kushner.

La palabra no es casual. Como adelantó LPO en el gobierno del PRI, ya asumido el golpe del triunfo del magnate, ahora lo que se pretende es que "lo que tenga que ocurrir, ocurra rápido". Porque más allá de que se espera una renegociación del TLCAN más perjudical para México, lo que más está lastrando la economía es la incertidumbre sobre cuales serán las nuevas reglas de juego comerciales e impositivas.

Esta situación, confirmaron a LPO fuentes oficiales, generó un congelamiento en la práctica de numerosos planes de inversión en México, hasta que se sepa cuales serán las nuevas reglas de juego.

Por la noche, en un accidentada "conferencia de prensa" del vocero de Trump, Sean Spicer, confirmó que Trump recibirá a Peña Nieto el 31 de enero, aunque no aclaró donde se producirá la reunión.

Spincer deslizo el dato del encuentro, luego de dedicarse la mayor parte del tiempo a criticar a los medios porque dijeron una verdad: Qué hubo más gente en la marcha de protesta de esta sábado que lideraron las mujeres, que en la ceremonia de asunción de Trump. El vocero no aceptó preguntas y luego de cuestionar a la prensa -también se la agarró con un periodista del New York Times que dijo que Trump retiró del salón oval el busto de Martin Luther King, hecho al parecer falso-, se retiró.

Pero antes de hacerlo, Spincer confirmó que Trump "conversó con el primer ministro (Sic) de México, Peña Nieto, sobre una visita, sobre comercio, inmigración y seguridad".

El canciller Luis Videgaray.

La visita se producirá a posteriori de un encuentro mas denso. Las reuniones que los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray y de Economía, Idelfonso Guajardo, tendrán con funcionarios de Trump para empezar a renegociar el TLCAN.

La negociación, en rigor está en manos de Videgaray, que es el funcionario de Peña con mejor llegada a la administración Trump, gracias a su amistad con el influyente yerno del presidente americano, Jared Kushner. "En los próximos 45 días se define la suerte de México y el país está en manos de Videgaray", confió a LPO una fuente al tanto de las negociaciones.

En su conversación, siempre según la Presidencia, Peña Nieto le ratificó a Trump la "prioridad estratégica" que tiene para México la relación con Estados Unidos y le expresó que su intención es poder trabajar en conjunto en una agenda que beneficie a ambos países, con un enfoque de "respeto a la soberanía" de cada nación.

Como adelantó LPO, el entorno de Trump empezó a moderar la manera de abordar la relación con México. La idea es evitar un choque de frente, aunque se mantiene la decisión de construir el muro y renegociar el TLCAN, con el objetivo de frenar la mudanza de fábricas de Estado Unidos al otro lado del Río Bravo.

Una primer señal fue que Trump no mencionó a México en su discurso del viernes. Hubo gestiones para que hablara del cambio de políticas "América primero" y "compremos americano, contratemos americanos", pero sin agredir al país azteca. parece una sutileza pero no lo es. De hecho, Trump lanzó su candidatura con un célebre discurso que tuvo como eje los insultos a México, a quien acusó de enviar a su país ·"criminales" y "violadores".

Ahora ya instalados en el poder, los republicanos buscan un enfoque mas edulcorado, como presentar el muro como parte de un enfoque conjunto que incluye la colaboración de Estados Unidos para frenar la inmigración centroamericana en la frontera sur.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.